En un blog de viajes como éste nunca pensaremos que pueda existir algo como viajar demasiado. Por el contrario, creemos que se puede vivir de viajar y, claro está, que es preciso viajar para vivir.

Entonces, ¿a qué tipo de excesos me refiero? Les contaré. La semana pasada regresé de hacer un reportaje acerca del ecoturismo en Monterrey. Para mi traslado, aproveché una promoción de Interjet vuelos, una aerolínea que, como todos sabemos, es de las denominadas “de bajo costo” y, por tanto, no tiene las grandes comodidades que hay en otro tipo de vuelos.

Una de las principales restricciones que ponen estas aerolíneas tiene que ver con la cantidad de equipaje que se puede trasportar, incluido en el costo del boleto. Por lo general sólo se admite una pieza de equipaje de mano y si se requiere documentar, hay que pagar cargos adicionales.

Lo anterior ha conducido a que los viajeros cazadores de vuelos baratos hagamos hasta lo imposible por hacer realidad el dicho de que “todo cabe en un jarrito”. Sin embargo, es común que al volver del viaje se traigan más cosas de las que se llevaron al salir de casa. Por ello suceden contratiempos como el que le pasó a una señora en el check-in de mi vuelo de regreso.

Durante su estancia en Monterrey debió comprar un buen número de recuerdos, porque además de su maleta de cabina, llevaba un bolso de tela que, si bien no era exageradamente grande, sí fue considerado por la aerolínea como una segunda pieza de equipaje. Se armó toda una polémica en el mostrador, con lo cual se retrasó el registro de todos los pasajeros, hasta que la señora por fin aceptó pagar la tarifa por la documentación de su maleta.

Entiendo la frustración que se puede sentir en estos casos, pues aunque de antemano se conozcan las restricciones, es difícil aceptar un gasto para el que no estábamos preparados. ¿Qué hacer entonces? ¿No comprar nada que se nos antoje en el lugar que visitamos? Moderarse en las compras es una buena idea, tanto para las finanzas como para aligerar el equipaje. Pero mejor aún es viajar ligero desde el inicio.

Por eso, decidí redactar en este artículo con algunas recomendaciones para viajar sin exceso de equipaje y evitar contratiempos.

viajar2

  1. Haz una lista de las cosas indispensables para tu viaje. Por indispensables me refiero a las que vas a ocupar y que no podrías, o te convendría, comprar en tu destino: ropa y calzado, artículos básicos de higiene personal, medicamentos, si es que los necesitas y, por supuesto, tu cámara.
  2. Selecciona los artículos conforme a la lista y en relación con la duración de tu viaje. Considera las cosas de las que necesitas una prenda para cada día (ropa interior, calcetas, playeras) y aquellas de las que una o dos piezas podrían bastar (zapatos, pantalones, suéter, chamarra). Para un viaje corto, te conviene llevar tus artículos de higiene en presentaciones de viaje (importante sobre todo en el caso de los líquidos, porque no te dejarán pasar productos grandes). Si el viaje es más largo, por cuestión práctica y hasta económica es mejor que adquieras esos productos en un supermercado al llegar a tu destino; ojo, compra en tiendas locales y no del aeropuerto, porque ahí te saldrá más caro.
  3. Guarda lo más pesado o voluminoso en el fondo de la maleta; como los zapatos y los pantalones; encima coloca la ropa más ligera, como playeras, vestidos y ropa interior. Los viajeros experimentados recomiendan enrollar en vez de doblar, pero a veces los resultados de esta técnica dependen del tipo de ropa y tejidos. Prueba las dos opciones y quédate con la que te deje más espacio.
  4. No retaques tu maleta desde la salida, especialmente si sabes que te encantan las compras. Mejor parecer retrato durante el viaje, que aguantarte las ganas de llevarte algo que te encantó y que no encontrarás en otra parte.
  5. Lleva un par de bolsas de plástico; una para la ropa sucia y otra en caso de que algo se moje o esté húmedo (trajes de baño o toallas). Así evitarás que todas tus cosas adquieran un aroma “peculiar”.

Así que, ya lo sabes, los viajes se disfrutan más si empacas ligero.